Ahora Leyendo
Ray Kroc, el genio detrás de un negocio inmobiliario multimillonario

Ray Kroc, el genio detrás de un negocio inmobiliario multimillonario

Ray Kroc

Una tarde luego de dictar un seminario, el empresario Ray Kroc, dueño de McDonald’s, aceptó acompañar a un grupo de sus aprendices a un bar, en el lugar, les preguntó “¿En qué industria creen que estoy yo?” todos rieron, mirándose unos a otros, por lo que Kroc volvió a preguntarles, “¿En qué industria creen que se encuentra mi negocio?”, a lo que uno de los jóvenes se atrevió a vociferar “Todos sabemos que te encuentras en el negocio de las hamburguesas Ray”, ante esto, el empresario les respondió: “Te equivocas, yo estoy en la industria inmobiliaria”.

¿Te imaginas la cara de los estudiantes de Kroc para aquel entonces? Es decir ¿McDonald’s en la industria inmobiliaria? ¿Esto no era una franquicia de hamburguesas?

Pues sí, a simple vista McDonald’s es, sin duda alguna, el símbolo de la comida rápida en Estados Unidos y en cualquier otro lugar del mundo.

Ray Kroc

Pero la realidad es que su inconfundible logo está presente en más de 36.000 establecimientos en diferentes países, los cuales se encuentran a cargo de sus respectivos franquiciados. Lo que evidencia que, a pesar de comercializar deliciosas hamburguesas y otro tipo de comida rápida, en realidad el modelo de negocio de McDonald’s se enfoca en oportunidades inmobiliarias.

Hoy, los restaurantes de McDonald’s se encuentran en algunos de los lugares más estratégicos en todo tipo de países. Siendo Estados Unidos, Japón y China, aquellos que cuentan con mayor cantidad de estos establecimientos.

Pero la historia de Ray Kroc va mucho más allá.

Y nosotros estamos dispuestos a contártela, a continuación.

Todo comenzó en 1954, cuando Kroc tenía 52 años y se pasaba la vida viajando por la carretera para lograr vender unas batidoras que ofrecía de puerta en puerta. A pesar de las constantes negativas que recibía, jamás se rendía, y para motivarse, escuchaba discos con mensajes sobre la importancia de la persistencia para lograr los objetivos.

Ray Kroc

Hasta que un día se vio frente al inicio de su nueva vida… Y es que unos hermanos, Dick y Mac McDonald, le pidieron 8 de sus batidoras para su emergente negocio de comida rápida. Kroc, intrigado por la solicitud, condujo hasta California para ver por sí mismo el tipo de restaurante que necesitaba producir 40 malteadas al mismo tiempo.

Cuando llegó, vió un pequeño establecimiento de hamburguesas perteneciente a los hermanos mencionados anteriormente. El restaurante funcionaba con modelo de autoservicio, es decir, no tenía asientos adentro del local y el menú estaba limitado a hamburguesas, papas fritas, refrescos y malteadas, que eran preparados en línea a un tiempo record de un minuto ¡Algo extremadamente rápido para la colapsada industria gastronómica de aquel entonces!

Ray Kroc

Con tal maravilla funcionando ante sus ojos, Ray Kroc calculó rápidamente las ganancias que podría obtener al expandir ese pequeño local a lo largo de todo el país, y sus ojos sencillamente se iluminaron.

Pero cuando se acerco a los hermanos McDonald con la idea de una posible asociación comercial, estos sencillamente le dijeron que no estaban interesados en hacerlo, ya que una expansión de tal magnitud suponía demasiado tiempo, algo de lo que ellos carecían, debido al éxito de su local.

Sin embargo, lejos de rendirse, Ray se entusiasmó más, y se ofreció a poner en marcha él mismo la idea. Los hermanos accedieron, y eventualmente le cedieron los derechos para comercializar el método de comida rápida de McDonald’s.

Tan solo un año más tarde, Kroc ya había abierto el primer McDonald’s en un suburbio de Chicago llamado Des Plaines.

Ray Kroc

Tuvo éxito, y utilizó este local como showcase para vender franquicias en el resto de Estados Unidos. Por cada nuevo franquiciado, Kroc obtenía el 1.9% de las ganancias, un porcentaje del que le entregaba la mitad a los hermanos.

Para 1956, el empresario ya había vendido 18 franquicias, sin embargo, se sorprendió al notar las pocas ganancias que obtenía… En ese momento, se percató que debía obtener el método McDonald’s, en su totalidad.

Ray Kroc

Además, conoció a Harry Sonnenborne, un genio financiero que le enseñó cómo incrementar sus ingresos vendiendo bienes raíces.

Así que Ray Kroc creó una empresa que compraba y ofrecía los territorios donde se localizarían todos los McDonald’s. De esa manera, los franquiciados solo debían pagar una renta mensual por el uso del territorio, o entregarle un porcentaje de sus ganancias.

Al ser dueño de las tierras donde las franquicias se construían, en lugar de sólo venderlas, Kroc aseguraba muchas más ganancias. Fijándose una meta: abrir mil McDonald’s de costa a costa.

Ray Kroc

Sin embargo, se vio frente a algunos inconvenientes, ya que tenía malos entendidos constantemente con los hermanos McDonald, debido a los cambios que deseaba hacerle a su fórmula original.

Esto provocó que Kroc se frustrará cada vez más, confirmando que para lograr su gran sueño, definitivamente debía obtener el control absoluto de McDonald’s.

Así que les ofreció un trato muy difícil de rechazar a los hermanos, pero que no les permitía obtener más ingresos de parte del restaurante. Y en 1961, compró McDonald’s por $2.7 millones de dólares.

Ray Kroc

Ver también

Siendo totalmente independiente, ahora Ray Kroc era libre de dirigir la compañía como él deseaba, logrando el imperio de franquicias que siempre deseó.

¡Y lo logró! De hecho, para el año 1965, ya había abierto más de 700 restaurantes en 44 estados de Estados Unidos.

En abril del mismo año, McDonald’s se convirtió en la primera empresa de comida rápida en cotizar en la Bolsa de valores, con un precio de $22 dólares por acción.

Dicha cotización subió a $49 dólares en tan solo un par de semanas, y luego continuó subiendo… hasta que nunca paró, por lo que Kroc se hizo multimillonario a una velocidad impresionante.

Ray Kroc

Pero esa misma tenacidad y perseverancia que mostró para emprender, también se evidencia en su lado más humano, ya que invirtió en importantes investigaciones médicas. ¿Por qué? Pues, en sus propias palabras, se debió a que “Yo tenía 52 años, diabetes y una incipiente artritis. Me habían extirpado la vesícula y parte de la glándula tiroides, pero estaba convencido de que lo mejor estaba por llegar”.

Ray Kroc falleció en 1984, a la edad de 82 años, por lo que su esposa, Joan Kroc, heredó unos 3.000 millones de dólares. La viuda optó por donar su dinero a diferentes causas humanitarias, entre ellas la hambruna en Etiopía y el desarme nuclear.

Hoy, la vida de este empresario ha sido inspiración de numerosas producciones audiovisuales, siendo una de las más aclamadas la de El Fundador, una crónica de su ascenso al éxito que te atrapará desde el primer momento.

Puedes verla completa, en el siguiente vídeo.

 

Esperamos que esta historia de éxito también te haya inspirado y motivado a tomar una verdadera oportunidad de negocio, y animarte a emprender en esta maravillosa industria.

Éxitos.

Si te gustó este artículo, puedes inscribirte en nuestro canal de Telegram, donde encontrarás publicaciones de valor cada día sobre novedades de la industria, y mucha más información de calidad para que puedas desarrollar estrategias de negocio de manera profesional para el crecimiento del mismo.

¡Te esperamos!

Ver comentarios (0)

Contesta

Su dirección de correo electrónico no se publicará.

Todos los derechos reservados © WiduLife.com | Desarrollado por WiduDesign.com

VOLVER ARRIBA
Abrir chat
¿Dudas? escríbenos y te explicaremos todos los detalles sobre nuestros productos y nuestra oportunidad de negocio.
  • telegram